Entrada, Testimonio

Pablo Pineda: “Las personas con Síndrome de Down tenemos derecho a vivir”

Pablo Pineda tiene Síndrome de Down y es el  primer europeo que llegó a la universidad hace veinte años. Si le dices que es un fuera de serie, te responde: “¡Mis padres sí que han sido unos auténticos fuera de serie!”.

Con estas palabras emociona al público del XXI Congreso Nacional Provida que se está celebrando este fin de semana en Pamplona. Pablo, malagueño, tiene ahora 43 años y trabaja en la Fundación Adecco, además de dar conferencias, escribir y hacer sus pinitos como actor,  galardonado con la Concha de Plata al mejor actor en el Festival Internacional de Cine de San Sebastián de 2009 en “Yo también”.

Congreso Andevi 2017-18

Defiende la vida con su propio testimonio vital: “Cualquier hijo, independientemente de lo que tenga, tiene derecho a vivir. Eso de tener hijos a la carta es antinatural. Un hijo es un hijo, nada más ni nada menos. Qué más da cómo sea”. Por eso, anima a todas las madres, en sus respectivas circunstancias, que piensen en todas las experiencias que puede vivir con su hijo.

Además de hacer referencia a sus padres, Pablo destaca el papel del colegio en la educación, donde podemos aprender a comprender a los demás como son y quitarnos prejuicios: “Siempre he sido una persona con mucha autoestima. Cuando los que te quieren te dicen muchas veces, en ocasiones sólo con la forma de mirar: Tú puedes, eso te hace seguir hacia adelante. Ahora, ya con su independencia y su vida profesional, Pablo define esa sensación de autoestima como el subidón de saber que puedes aportar a la sociedad.

Cierra su ponencia recalcando que las personas con Síndroime de Down tienen derecho a existir, a vivir y además a vivir con  dignidad. Las claves: Dignidad, derecho y respeto.

Anuncios
Entrada, Testimonio

Mensaje para el 21-M, Día Mundial del Síndrome de Down

Miriam_Cada Vida Importa BN-2

Cada vez que pienso en las personas con Síndrome de Down me vienen a la cabeza las barreras que más nos limitan, que no son otras que los prejuicios con los que  nos miran las demás personas. Hay que romper con esa tendencia de mirar siempre las limitaciones. Hay que romper barreras.

Todos podemos contribuir a construir un mundo mejor. Por eso con motivo del Día Mundial del Síndrome de Down quiero lanzar un mensaje a la sociedad: aprendamos a mirar de forma positiva desde que nacen, fijándonos en sus potencialidades, en el cariño  que dan, en sus habilidades, que desarrollarán como seres humanos a lo largo de la vida…  Si les damos amor, ellos darán amor.

No les pongamos un techo a los niños con Síndrome de Down antes de nacer, decidiendo por ellos. ¿Dónde estaría entonces la diversidad y la riqueza del ser humano si todos fuéramos iguales?

Miriam Vicente es titulada en Magisterio en Educación Infantil. Colabora en la revista Down 21, en la asociación D-Espacio y gestiona la página de Facebook “Testimonios de vida y esperanza”, con casi 4.000 seguidores. Además, es voluntaria en ANDEVI (Asociación Navarra en Defensa de la Vida) que este fin de semana organiza el Congreso Nacional Provida, en el que intervendrá Pablo Pineda con su testimonio de “vida de éxito con discapacidad”.