Entrada, Testimonio

Pablo Pineda: “Las personas con Síndrome de Down tenemos derecho a vivir”

Pablo Pineda tiene Síndrome de Down y es el  primer europeo que llegó a la universidad hace veinte años. Si le dices que es un fuera de serie, te responde: “¡Mis padres sí que han sido unos auténticos fuera de serie!”.

Con estas palabras emociona al público del XXI Congreso Nacional Provida que se está celebrando este fin de semana en Pamplona. Pablo, malagueño, tiene ahora 43 años y trabaja en la Fundación Adecco, además de dar conferencias, escribir y hacer sus pinitos como actor,  galardonado con la Concha de Plata al mejor actor en el Festival Internacional de Cine de San Sebastián de 2009 en “Yo también”.

Congreso Andevi 2017-18

Defiende la vida con su propio testimonio vital: “Cualquier hijo, independientemente de lo que tenga, tiene derecho a vivir. Eso de tener hijos a la carta es antinatural. Un hijo es un hijo, nada más ni nada menos. Qué más da cómo sea”. Por eso, anima a todas las madres, en sus respectivas circunstancias, que piensen en todas las experiencias que puede vivir con su hijo.

Además de hacer referencia a sus padres, Pablo destaca el papel del colegio en la educación, donde podemos aprender a comprender a los demás como son y quitarnos prejuicios: “Siempre he sido una persona con mucha autoestima. Cuando los que te quieren te dicen muchas veces, en ocasiones sólo con la forma de mirar: Tú puedes, eso te hace seguir hacia adelante. Ahora, ya con su independencia y su vida profesional, Pablo define esa sensación de autoestima como el subidón de saber que puedes aportar a la sociedad.

Cierra su ponencia recalcando que las personas con Síndroime de Down tienen derecho a existir, a vivir y además a vivir con  dignidad. Las claves: Dignidad, derecho y respeto.

Anuncios
Entrada, Testimonio

¿Qué sucede cuando nuestro hijo no es como esperamos?

Para Ana Artázcoz vivir la enfermedad no ha sido fácil, pero sabe que con alegría todo se hace más llevadero y que sus padres siempre la aceptaron . “Todos podemos convertir nuestra limitación en una capacidad de crecimiento”, afirmó durante el XXI Congreso Nacional Provida. Para Ana seguir luchando es una de las maneras que le llevan a superarse y esta capacidad de superación es lo que le ha hecho desarrollar su carrera profesional. Es Licenciada en Psicopedagogía y Especializada en Logoterapia e Intervención Psico-Social. Desde hace cuatro años es Orientadora del Departamento de Educación del Gobierno de Navarra.

Siempre supo que debía trasmitir su alegría y entusiasmo por vivir a los demás, concretamente a los más pequeños. Hace cuatro años fundó MERECE LA PENA, una iniciativa educativa que esta profesional desarrolla en los centros escolares de la Comunidad Foral enseñando a niños y jóvenes cómo afrontar la enfermedad, el dolor o los problemas del día a día.

Congreso Andevi 2017-3365

Con este espíritu de superación  trasmite la importancia de la resiliencia, un concepto que fue introducido por un psiquiatra en el ámbito psicológico hacia los años 70, directamente inspirado en el concepto de la física. La resiliencia se define como la energía que puede ser recuperada de un cuerpo deformado cuando cesa el esfuerzo que causa la deformación. “Todos tenemos capacidad de resilencia, cuando una presión se somete a una fuerza”, afirmó Ana Artázcoz.

A través del proyecto MERECE LA PENA  ha sido posible trasmitir esta capacidad para afrontar las situaciones duras, tanto por una enfermedad como por una situación complicada. Promover la aceptación y fomentar el optimismo en las situaciones de vulnerabilidad es un gran reto, tanto para las personas con discapacidad como por aquellas que no lo son.

Para Ana lo más importante es prestar apoyo a las personas que lo necesitan, la capacidad de resiliencia puede ayudar a construir una sociedad más inclusiva con aquellos que tienen algún impedimento.