Entrada, Ponencia

“Aborto terapéutico”: ¿Qué pasa cuando la mujer embarazada está enferma?

El XXI Congreso Nacional Provida, continúa con una ponencia por el Dr. Guillermo López, especialista en Ginecología y Obstetricia de la Facultad de Medicina, Universidad de Navarra.  El Dr. López comenzó su carrera en 1964 en el Hospital Virgen del Camino. Es académico de número de la Academia Médico Quirúrgica Española y presidente de la Sociedad Navarra de Ginecología. Fue profesor de la Facultad de Medicina y director del departamento de Ginecología y Obstetricia de la Clínica de la Universidad de Navarra durante 22 años. Asimismo, es autor de 9 libros y de más de 200 artículos.

Congreso Andevi 2017-7

En su ponencia, el Dr. López expone una serie de situaciones clínicas que ha atendido en la práctica, de las que concluye que hoy no existen argumentos científicos que sostengan que el aborto terapéutico sea la alternativa que se deba recomendar.

Desde la década de los 70s, se presentaron avances médicos para la protección de la salud de la mujer, que permitían llevar adelante los embarazos. En la actualidad, se justifica el aborto haciendo referencia a enfermedades de la madre y malformaciones genéticas. Ante esto, el Dr. López comenta que una mujer embarazada está expuesta a padecer enfermedades, como cualquier otra persona; asimismo, algunas mujeres que previamente han tenido una patología, pueden quedar embarazadas. Por esto, el Dr. López hace un recorrido por una serie de enfermedades que la madre podría padecer durante el embarazo, presentando a la vez, alternativas de tratamiento que dan oportunidad de vida tanto a la madre como al feto.

El Dr. López explica detenidamente algunos casos de cáncer durante el embarazo. ¿Se puede justificar el aborto en este caso? Los defensores del aborto dirán que una mujer con cáncer no se podría tratar. El Doctor reconoce que son experiencias difíciles y que se asumen riesgos; sin embargo, él y un grupo de expertos han atendido muchos casos con éxito, y han escrito un sobre cómo debe manejarse el cáncer cuando hay embarazos.

El Dr. López cita a Don Gonzalo Herranz, en relación a dos visiones de la bioética: utilitarista e hipocrático-cristiana. Actualmente, dice, prima la ética utilitarista que propone una adaptación a las circunstancias sociales, técnicas o políticas, sin referencias éticas. Es así como cada uno vive la ética según le parece, encontrando casos en los que se discrimina a médicos que se niegan a realizar abortos. El Dr. López aclara que, aunque algunos médicos pueden negarse a realizar abortos, todos deben atender a pacientes que sufran complicaciones post-aborto.

El Dr. López concluye la ponencia con el testimonio de Beatriz, una mujer que vivió un cáncer durante su embarazo, pero que los médicos le dieron la opción de cuidar ambas vidas: la de su hijo y la suya. “Para mí fue muy importante que me dieran la opción de luchar por las dos cosas: no iba a renunciar al niño y no me iba a dejar morir” -dice Beatriz- “cuando nace el niño, sigue siendo el motor de tu lucha. Al final siempre el motor es él”.

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios
Entrada, Ponencia

Dr. Alcázar: “El feto es tan paciente como la madre, el diagnóstico prenatal lo dignifica si se le trata como a un paciente”

Después del primer descanso durante la segunda jornada del Congreso Nacional Provida ha intervenido el Doctor Juan Luis Alcázar, especialista en Ginecología y Obstetricia para hablar de la ética del diagnóstico prenatal.

Congreso Andevi 2017-12

El Doctor ha explicado que el feto es tan paciente como la madre, “el diagnóstico prenatal lo dignifica si se le tata como a un paciente”. Alcázar ha expresado que a veces “los padres toman decisiones precipitadas” como consecuencia de que muchos doctores se lavan las manos y fatalizan la situación. El Doctor ha dicho que un diagnóstico antes del parto puede hacer que durante el parto se eviten problemas, el diagnóstico puede mejorar el impacto emocional en el momento del nacimiento. Pero desgraciadamente cuando a unos padres se les dice que su hijo tiene un problema es que están solos ante el peligro. Ante un problema ven el aborto como: eliminar al sujeto, algo que es equiparable a la eutanasia.

Muchas veces los médicos no tenemos un diagnostico certero del problema y eso genera ansiedad y decisiones precipitadas. Un aspecto que no podemos olvidar es que hay falsos positivos. Hay niños sanos a los que se les dice un problema que no tienen. Si la decisión es abortar, dice el Doctor Alcázar: “Habremos eliminado a un sujeto sano porque nos hemos equivocado en el diagnóstico”.

El Doctor ha explicado que existen anomalías anatómicas y funcionales que pueden darse en el feto. A la pregunta “¿En cuáles se puede mejorar la supervivencia si hay un diagnostico?” Alcázar ha respondido que en algunas anatómicas. En cuanto a la posible terapia “intra útero” que se puede hacer el Doctor ha destacado que probablemente a la mayoría le viene a la cabeza la cirugía, pero “no es lo único, también hay tratamientos farmacológicos”. 

Alcázar ha explicado que “existe un 3% de posibilidades de que haya un problema anatómico en el feto de una mujer embarazada: desde la falange del dedo meñique hasta algo que sea incompatible con la vida”. Por tanto, ha apuntado el Doctor, “no se puede decir: a usted sí y a usted no. Porque todo puede ir a mejor. Malformaciones, anomalías cardíacas…”.

Uno de los ejemplos más interesantes que ha destacado el Dr. Alcázar ha sido el de la arritmia en el feto. “A veces se recurre al aborto porque el feto tiene arritmia. Sin embargo, nosotros nos tratamos la arritmia con fármacos, al feto también se le puede tratar, igual que a nosotros”, ha apuntado. Otro ejemplo muy intrigante que ha explicado es el de ciertas anomalías cardiacas, que por su gravedad muchas veces no se detectan en el útero. A veces ocurre que, dado que no se han detectado, la madre se lleva a su hijo a casa y este fallece a los pocos días. Ante esto, el Doctor ha explicado que si esto se supiera antes, sería posible prevenir esta dura circunstancia, de hecho, hay estudios que han demostrado que esto funciona.

Para explicar en profundidad cómo puede ayudar el diagnóstico prenatal, el Doctor ha hablado de la espina bífida en el feto. Este se trata de un problema grave, y sin embargo, ha indicado el Doctor que “se ha demostrado que la cirugía intra útero, sobre todo la de endoscopio, consigue que las lesiones cerebrales que se puedan derivar sean menores. El Doctor Alcázar ha afirmado que “aunque hay una tasa de complicaciones, hay que correr los riesgos, porque si hay beneficios, siempre merece la pena”.

Por otro lado, el Doctor Alcázar ha hecho referencia al diagnóstico pre implantacional. Según el Doctor este sí se trata de un diagnóstico moralmente ilícito, ya que consiste en tomar la célula de un embrión con la finalidad de desecharlo, de matarlo, si este tiene algún problema. Además, ha explicado Alcázar: “Manipulando directamente el embrión aumentamos las posibilidades de que el embrión fallezca”.

Para finalizar el Doctor Alcázar ha hablado de una increíble iniciativa de la Clínica Universidad de Navarra llamada “CUN os acompaña”. Esta consiste en una unidad de apoyo a los padres de niños que han tenido un diagnóstico pre natal complicado. La unidad de apoyo gira alrededor de los padres, que son los que necesitan ese apoyo ya que, según el Doctor, “los padres son los que más están sufriendo esto”. La unidad de apoyo está constituida por médicos, psicólogos, un trabajador social una enfermera de práctica avanzada que coordina la unidad. “Ya tenemos tres casos y funcionamos de esta manera: la enfermera se reúne con los padres, les aborda, les da información adicional por si no han comprendido bien, se decide la interconsulta en función del tipo de anomalía, se decide qué hacer y se ofrece a los padres un seguimiento especial el embarazo, se les ofrece apoyo”. 

Para concluir el Doctor Alcázar ha expresado que el diagnóstico prenatal debería ofrecerse a todas las familias, y que estas decidieran si quieren o no realizarlo. No obstante, lo lícito es saberlo para descartar anomalías, no para descartar a un hijo que las tenga.